SINERGIA COLECTIVA Y DISEÑO COMO PRÁCTICA RELACIONAL

Actualizado en
COLLECTIVE SYNERGY AND DESIGN AS A RELATIONAL PRACTIC

Entrevista a Sara Ricciardi.

Sara Ricciardi

Sara Ricciardi (ph. © Laura Baiardini)

En su práctica creativa, la polifacética diseñadora Sara Ricciardi ha demostrado una habilidad única para combinar innovación con empatía, creando espacios y objetos que comunican profundamente con el usuario.

¿Cuál es tu proceso para establecer este diálogo emocional a través del diseño, y cómo evalúas el impacto emocional de tus proyectos antes de que tomen forma definitiva?


La creación siempre nace de una fórmula narrativa, una dedicación, una historia que quiere sugerir un concepto en el otro y, sobre todo, completarse a través del otro. No se es sino en relación con los demás. Y entonces, el diseño para mí no es más que una herramienta para vehicular mensajes para poder crear historias que desencadenen reacciones emocionales. Este proceso determina una estructura empática interesante con mi público, que elige mis objetos o mis instalaciones para cuestionarse en la fórmula mágica narrativa.

Sara Ricciardi. Hypernova. (ph. © Andrea Veroni)

Sara Ricciardi. Hypernova.  (ph. © Andrea Veroni

¿Cómo concibes la integración entre diseño y performance y qué valor añadido crees que aporta la performance a la experiencia del diseño?

La performance es sinestésica, crea un hábitat tridimensional, hecho de materia y emoción, en el que todos los sentidos están llamados a participar, donde se desencadenan procesos emocionales a varias escalas, sonoras, olfativas, materiales, luminosas. Me encanta mucho, porque crea un compromiso y una participación inmediatos. El diseño es un mundo extraordinario hecho de objetos y proyectos, de espacios e instalaciones, pero el aspecto teatral-performativo infunde la magia de la vida, del cruce vivo de miradas en el que el público, el conjunto, es otro momento vivo y participante.

Arcipelago Urbano workshop (ph.Attilio Cusani
Sara Ricciardi. Arcipelago Urbano workshop (ph. © Attilio Cusani)

Sinergia colectiva y el diseño como práctica relacional es el tema de una charla tuya reciente. ¿Cuáles son los desafíos que ves y las perspectivas, cuál es el rol de los diseñadores y los creativos respecto a la necesidad de un diseño que “conciba proyectos basados en la conciencia y la diversidad de ideas, involucrando activamente a los ciudadanos en el proceso de diseño”?

El diseñador puede ser no solo un proyectista de objetos y espacios, sino un facilitador de flujos y competencias humanas que, agrupadas, pueden dar vida a proyectos colectivos para su propio territorio. Creo mucho en incentivar las prácticas desde abajo, es decir, desde el conjunto de las comunidades que dedican su tiempo y sus fuerzas al ejercicio del “bien común” - regeneración de los espacios (plazas, escuelas, condominios, jardines, etc.) y humana - de las relaciones de vecindad, de escucha, incluso de conflicto, para encontrar acciones diplomáticas para alcanzar el objetivo compartido de vivir bien. Con fantasía, el diseñador hoy puede inventarse herramientas de diálogo, de apertura, de co-diseño y decretar la salvaguardia de las biodiversidades en escucha para la cooperación social proyectual.

Sara Ricciardi_ph Amir Farzad_courtesy5VIE

Sara Ricciardi. Human Mandala. (ph. ©  Amir Farzad) Courtesy 5VIE

¿Podrías hablarnos de la 'dinámica de la maravilla'? ¿Cómo influye esta idea en tu visión del diseño y cómo intentas incorporarla en tus proyectos, especialmente en contextos como la Milano Design Week donde la innovación y la atención se entrelazan constantemente?

La maravilla siempre está en la mirada de quien mira. Me gusta poder desarmar lo ordinario empolvado a través de prácticas de psicogeografía y situacionismo, por lo que cada día me ejercito para mantener activa la mirada clara de quien sabe devolver con entusiasmo su hechizo, a las cosas, a los espacios y también a las personas. Maravillarse es una práctica que debe entrenarse a diario, como un músculo al que hacerle pesas para que se agrande y es la herramienta ideal para generar palancas emocionales en el público. En primer lugar, cuando diseño es siempre una dedicación, un acto de amor, quiero suscitar una emoción maravillosa en mí y en los demás y por esto el proyecto se pregunta continuamente cómo hacer para vehicular significados, que arrastran también pasajes pesados, de una manera maravillosa que involucre a las personas y las deje seducidas, aunque sea solo por un rato.

Sara Ricciardi. Sherazade. (ph. © Simon d'Exéa)

Sara Ricciardi. Sherazade. (ph. © Simon d'Exéa)

Tu enfoque del diseño outdoor refleja un interés por la interacción entre naturaleza, materiales y narración. ¿Qué identidad y función das a los espacios exteriores? ¿Cómo defender el espacio público en un momento en que asistimos a su constante privatización?

Es obligatorio permanecer en defensa activa de los propios espacios, siempre colocarse en una situación de diálogo tanto con la parte política como con la pluralidad social ciudadana para entender cómo el paisaje cambia y se transforma. Naturalmente, esto significa saber ser ciudadanos activos en la salvaguardia de los derechos y de los espacios públicos, cada vez más agredidos por el marketing violento del dinero imperante que transforma todo en una ordeñadora de dinero. La ciudad debe garantizar necesariamente el espacio del estar libre, del ocio, del cuidado, del verde, del caminar, del jugar, del amar, del leer, del deambular, del encontrarse en un conjunto. Debe hacerlo a nivel político y social y, sobre todo, es una práctica siempre activa y siempre en escucha de las transformaciones generacionales. Los necesarios Jardines de Sanación, adyacentes a las escuelas y dentro de los hospitales, por ejemplo, deben ser garantizados y su construcción también puede ocurrir con prácticas desde abajo para estimular aún más un sentido de pertenencia.

L’îLe de Serge (ph. © Defino Sisto Legnani).

Sara Ricciardi. L’îLe de Serge (ph. © Defino Sisto Legnani).

En el Fuorisalone 2019 diseñaste 'L’île de Serge', una experiencia inmersiva para los visitantes. ¿Cómo pensaste en involucrar al público con la instalación, y qué comentarios recibiste? Además, considerando la importancia de la sostenibilidad en el diseño outdoor, ¿qué consideraciones hiciste para asegurar que el proyecto tuviera un impacto ambiental positivo o neutro?

L'île de Serge fue una instalación para el Fuorisalone de Milán para la empresa de tejidos para exteriores Serge Ferrari. Como siempre, fui al lugar a analizar los procesos empresariales, descubriendo los varios departamentos de la empresa, particularmente atenta a la cadena productiva, a la realización de materiales hiper duraderos en el tiempo, usados en arquitectura o para instalaciones artísticas urbanas, garantizando su recuperación al final de su vida útil y completando su proceso de transformación. Esto me llevó a idear una isla, construida con sus tejidos, una provocación al imaginario de las terroríficas islas de plástico que imperan en nuestros océanos, con un volcán central en polímeros y una serie de palmeras y plantas naturales pobladas por una fauna animal digitalizada que se vuelve a apropiar de todo. Para mí, el tema central, en este lenguaje mixto, era hacer entender que hoy no es un material el que representa el problema, como por ejemplo se piensa de la plástica en cuanto tal, sino su tiempo de duración, su durabilidad y su eliminación y nuestro poder adquisitivo, que en la era del consumo rápido contemporáneo produce la cantidad catastrófica de basura que nos rodea. A la gente le encantó mucho llegar a esta isla extraña para descansar y quedarse en esta verdad ardiente y colorida.

Caciara Mobile workshop.

Caciara Mobile workshop.

Háblanos de tus proyectos relacionados con el outdoor y si tienes novedades en este ámbito.

En el festival Concentrico de Logroño en España, del 24 de abril al 1 de mayo, realizaremos la instalación efímera Razzle Dazzle, un gran trampolín elástico colorido con forma de barco que llega frontalmente a la catedral de la ciudad. Será un gimnasio al aire libre para mantener a la gente activa mediante ejercicios de parkour. Creo mucho en las instalaciones públicas urbanas, inmediatamente activables y experimentales por los ciudadanos. Me gusta que se viva la ciudad entera como un museo difundido, una casa ampliada, una escuela al aire libre. Interpretarla y vivirla cambiando continuamente la perspectiva de nuestra mirada sobre ella. Y quererla mucho, mucho. Y luego, estamos reformando una lamia, una antigua construcción rural en Puglia en el maravilloso Valle d'Itria, un lugar donde la tierra roja, los olivos, las plantas suculentas, el toba, la cal nos están sugiriendo cómo diseñar la tranquilidad del estar, la potencia del tiempo lento, el comer fuera en el emparrado juntos, la piscina, el gran fuego exterior que calienta. Los trabajos comenzarán en septiembre de 2024.